lunes, 23 de abril de 2012

Jordis, Rosas, Princesas y Dragones

En este país (Catalunya) hay muchas Rosas y  hay muchos Jordis; también hay muchas princesas de diferentes países, tamaños y edades. Sales a la calle y los encuentras en TODOS lados, las unas con sus pétalos suaves y pálidos, o rojos intensos las más atrevidas. Los otros con sus armaduras cargadas de las palabras justas, ni más ni menos: bon día, bona tarda, bona nit; siempre dispuestos a defender lo "suyo", a veces a la defensiva, diría yo (depende del día).  


Las princesas, vestidas a la moda "desparpajada" de pantalones holgados, camisa de algodón, el pañuelo enredado en el cuello, zapatos cómodos, peinado "moderno"; que parezca fácil, desaliñado, cómodo... 


En general, las Rosas, Jordis y Princesas de este país, se ríen poco, y aunque son amables,  pareciera que siempre guardaran lo mejor de sí mismo para lo íntimo, para lo privado. 


Cada que salen a la calle  reviven poesías, canciones, palabras, adoquines,  mosaicos y leyendas.  


Por eso, cuando paseo por ahí, me gusta mirales; observarles como mueven la boca cuando hablan y oirles esa "l" tan bailada. Y me gusta imitarles, jugar con sus palabras tan revueltas en mi cabeza. Imagino sus mentes garigoleadas, rimbombantes, modernistas. 


De tanto caminar sus calles creo que pronto también me llamarán Rosa. 


Y AY!! los dragones... 


 De esos hay de todos los tipos y tiempos, con todos los nombres, vestidos sin moda, sin peinado. Los hay internos y externos. Vitales, llenos de fuego... siempre bien alimentados. Algunos disfrazados, maquillados o amaestrados. Otros prisioneros reprimidos. Enfadados, Serios, rebeldes y asustados. Todos condenados. Repetitivos, encadenados. FURIOSOS!!!


Son pocos los domados, son pocos los amistosos que comparten su fuerza para defender las injusticias. Aunque no pocos los generosos que se dejan vencer y regalan rosas por jugar o regalan relatos para contar. 


Dragones Rosas, Dragones Jordi, Dragones Héroes, Dragones Princesas! 


Lo mejor de las Leyendas es que no importa donde estés, siempre resuenan en nuestro interior, es la historia de la Humanidad. Todos sus personajes SON  nuestros Personajes: Dragones, héroes, princesas, y rosas... están dentro y fuera de nosotros mismos. Lo genial sería encontrar el poder de reconstruir la leyenda, darle otro sentido, jugar con sus personajes, hacerlos amigos, congraciarlos, rebelarlos. Que cada uno encontrara la capacidad de cambiar su destino, y con ello encontrar la libertad.


Nayeli Jiménez
Abril 23. "Diada de Sant Jordi"




Y para quien no conozca la Leyenda de Sant Jordi, Santo patrono de Catalunya, les cuento la que se ha ido adornando en mi memoria:


"Erase una vez, en el tiempo en que los hombres iban con armadura y las damas necesitaban ser salvadas, el poblado de Montblanc padecía los estragos y furias de un terrible dragón. Cada año, por sorteo se elegía a alguien del pueblo para mantener al dragón más o menos tranquilo. Sin embargo, llegó el día en que tocó a la hija del Rey ser sacrificada. 


El pueblo estaba desolado y triste porque su princesa era de las más bellas de los cuatro reinos y parecía que tenía un buen futuro a lado de algún príncipe gallardo. Pero era el destino... así que con tristeza la escoltaron hasta la entrada de la caverna del temible Dragón.


Ella temblaba de miedo y lloraba silenciosa mientras cumplía con la disposición del reino: ser sacrificada. Mientras caminaba pensaba "y que pasa si hacemos el sorteo otra vez, al fin y al cabo, mi padre es el rey y puede decidir que sea otra persona en vez de yo. Mejor aun, que pasa si no hacemos sacrificio ninguno este año... o sacrificamos muchos animales en vez de personas; o pedimos a la bruja (y sumamos un personaje a la leyenda) que haga un hechizo y duerma al dragón un año y el año que viene vemos que hacemos... " Pensaba y pensaba mientras caminaba hacia su destino, era el Destino...


Mientras tanto, en el pueblo vecino, Sant Jordi, que para ese entonces ya era un héroe conocido por matar dragones en otros reinos, escuchó el rumor de que en Montblanc llegaba el día del "sacrificio". Un gran día para aquellos que se dedican a matar dragones, entre otras porque todo el pueblo está reunido en torno al dragón y se puede hacer uno de buena fama y popularidad con su muerte. Así que decide que visitar Montblanc puede estar bien...


Ya en Montblanc, el pueblo llega frente a la caverna.  El Rey que iba a la cabeza de la procesión, habla a su pueblo: queridos subditos, estamos aquí como cada año, para sacrificar a algún amado con tal de mantener a nuestro dragón a raya. Es terrible saber que este año ha tocado a mi hija ser la protagonista de tan terrible castigo, pero así es esto de los sacrificios y todos tenemos que colaborar para poder seguir viviendo tranquilos.


Todos aplauden eufóricos. "Que Buen Rey tenemos. Es capaz de sacrificar au su bella hija, su heredera por nosotros, su pueblo... Viva el Rey!!"


DRAGON!! SAL de tu caverna!!! Grita el Rey con más miedo que autoridad. 


La princesa está totalmente atemorizada;  el pueblo a la espera de ver el terrible dragón de cerca. Esa cabeza enorme por cuyas fauces sale fuego. Esas escamas brillantes y esa cola enorme con púas, pero sobre todo, esas alas cómo de murciélago gigante!! una bestia horrible, protagonista de más horribles pesadillas y custodio de los más terribles miedos.


La princesa avanza. Un silencio expectante acompaña sus pasos hasta que el suelo comienza a retumbar...


El pueblo contiene la respiración. Lágrimas corren por la carita de la princesa. El rey tiembla de piés a cabeza. El dragón se acerca, sus pasos son cada vez más claros, su rugido es cada vez más contundente...


Miedo, todos tienen miedo.


Lo siguiente transcurre en 10 segundos: 


El dragón al ver a su presa, corre hacia la salida. Ella agranda sus ojos al ver al dragón tan cerca, echando humo por la boca.
Justo en el momento en que el dragón abre sus fauces, un caballo se acerca a gran velocidad y  el caballero, hondeando una banderola grita : EO Dragón, aquí!!
El dragón se distrae. La princesa se derrumba y el caballero se acerca a gran velocidad blandiendo su espada.
Un zarpazo del monstruo;  un movimiento de espada firme, certero, justo al corazón.
El dragón aulla de dolor y cae desgarrando la bandera del héroe!!


Todo ha terminado, no más dragón, no más sacrificio. Gracias al héroe,  el pueblo y su princesa son libres de su terrible destino.


El rey corre a lado de su hija que llora. Se abrazan cariñosamente. Juntos se levantan del suelo y se percatan de que todo está en absoluto silencio. Qué ha pasado? lentamente caminan hacia el dragón muerto.


Todo el pueblo está estupefacto. Cada gota de sangre que ha salido del corazón del dragón se convierte en una flor: rosas rojas crecen de la tierra sin parar.


Cómo te llamas héroe? pregunta el Rey. Mi nombre es Jordi, dice el héroe.... Voy por los pueblos mostrando que es posible vencer a los monstruos más terribles, regalando las rosas que nacen de los corazónes de dragón. El regalo de la libertad!


¡¡VIVA SANT JORDI!! - Festeja el pueblo. Cogen el estandarte del héroe como símbolo de su libertad. El Rey concede a Sant Jordi todas sus riquezas, quien como experto cazador de dragones, decide seguir su camino, repartiendo las riquezas entre el pueblo."


La Leyenda Termina aquí, sin embargo cada año la leyenda despierta y sale a las calles de Catalunya y otros países para ser  festejada. Para recordarle al pueblo que es posible vencer a los dragones, que no se necesitan sacrificios injustos para mantener a la bestia a raya, que somos libres.

1 comentario: