miércoles, 9 de mayo de 2012

Caleidoscopios del Universo


"Son las infinitas posibilidades que tiene el caleidoscopio del universo"


Nuestro sol y sus planetas alrededor, los sistemas de los soles y las galaxias también se organizan y se mueven por el cosmos de forma circular, espiral y elíptica, desde el átomo hasta el infinito.  Hace millones de años, cuando lo seres humanos comenzaban a plasmar imágenes en las cavernas, utilizaron el "Círculo" para representar a sus Astros-Deidades: el Sol, la Luna y  el inicio y fin de las cosas, los ciclos, la naturaleza.

Al igual que en dibujo infantil, los niños, al inicio de su desarrollo pictórico, después de los garabatos, la primera figura geométrica que trazan es el Círculo.

Es del Círculo de donde nacen los Mandalas y podemos encontrar sus patrones en la naturaleza, que es la experta en el tema;  en nosotros mismos y en todo cuanto nos rodea. Por ejemplo, las flores tanto interna como externamente, siguen estructuras circulares y en espiral.

También la disposición de las hojas de árboles y arbustos, o las piñas de los pinos, los caracoles, los copos de nieve, nuestras propias células; y los átomos de los que están formadas, su núcleo y sus partículas, son verdaderos mandalas en movimiento.


Según la historia, los Mandalas, tal como los conocemos ahora,  tienen su origen en el Tibet. Fue Budda, hacia el Siglo V  A.C. quien, a través de figuras geométricas, inscritas en una circunferencia, enseñó  la impermanencia de la Existencia y la forma de representar las fuerzas que regulan el universo y el Espacio Sagrado.

Son el resultado del Acto Meditativo y  su significado está estrechamente relacionado con lo espiritual y religioso.

Más adelante,  en Occidente los grandes arquitectos crean Mandalas en las cúpulas de las Iglesias, los rosetones, vidrieras y elementos arquitectónicos; y aunque su objetivo no haya sido el "el acto meditativo" si que buscan acercar al  a la experiencia de lo divino.

Igualmente las grandes culturas americanas y los indios Norteamericanos utilizan la estructura del Mandala en sus representaciones religiosas.


Ya en el Siglo XX, es el Psicoanalista Carl Jung quien introduce los  Mandalas como las imágenes que conocemos hoy en día y también es el primero en usarlos en el contexto psicoterapéutico.  Los utiilizaba como herramientas para "hacer visible" material inconsciente, para ejercitar los hemisferios cerebrales y como una forma de profundizar en la búsqueda personal.

La imagen del Mandala en sí misma  "invita al pensamiento del que medita a encontrar el camino de su yo interior para realizarse en él". Proporciona un medio para alcanzar un estado de relajación y conciencia, propios del estado meditativo,  ya que al ir de afuera hacia el centro, favorecen la concetración y de dentro hacia afuera, favorecen la apertura del ser.

A nivel visual, los mandalas son un sistema de estructuras geométricas ensambladas que en conjunto crean estímulos y representaciones de colores y formas que actúan en el observador como concentrador y generador de energía, brindando inspiración.

Envía estímulos sensoriales a la mente interna cuyo mensaje pasa a través de la visión hacia los receptores del cerebro en donde se procesa y se obtiene una reacción, como cambios de actitud positiva, recuperación de autoestima, liberación de miedos, angustias, desbloqueo emocional; además de generar una gran cantidad de cambios internos.

Actualmente podemos encontrar un sinfin de imágenes y representaciones de los Mandalas. Las hay para todos los públicos y se utilizan como imágenes que favorecen la concetración, la instrospección, el desarrollo de ambos hemisferios cerebrales. Siguen siendo fuentes de inspiración y de invitación a la meditación.

Crear mandalas aporta orden a nuestra mente y la repetición nos permite la profundización en nosotros mismos.

Yo los llamo: caleidoscopios de nuestro mundo interno! 



OBJETIVOS DEL TRABAJO CON MANDALAS


  • Encontrar en el mandala un espacio lúdico y de bienestar. 
  • Desarrollar capacidades físicas: percepción táctil y visual; orientación espacial.
  • Estimular la psicomotricidad fina
  • Desarrollo de aspectos psicoemocionales: autoestima, imaginación, creatividad, expresión personal
  • Desarrollo de capacidades cognitivas: atención, abstracción, concentración
  • Comunicación: se crean nuevos canales de comunicación a través de la imagen.




DISEÑOS 


YOLANDA ADRADOS HERRERO  

Yolanda vive y trabaja en Barcelona. Es Diseñadora y Monitora Sociocultural especializada en Personas Mayores. Ha enfocado su trabajo al estudio y realización de Mandalas  de acuerdo a las necesidades de la Gente Mayor. 

En caso de estar interesados en las imágenes de Yolanda Adrados, te ofrecemos su correo electrónico, donde podrás hacerle tus consultas y resolver tus dudas.
yoadra@terra.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario